Las personas discapacitadas somos un colectivo muy castigado

Como persona con discapacidad física siempre he tenido claro que, como todos los demás, si quería conseguir algo, me lo tenía que ganar. Así que, con el esfuerzo de mis padres y el mío propio, trabajando cuando y donde podía, y ahorrando mucho, he llegado a tener un piso libre de cargas y una cuenta bancaria diminuta, o sea, que he sido una hormiguita. Ahora que ya me voy haciendo mayor y más dependiente y empiezo a necesitar los servicios sociales, el Gobierno de la Generalitat se ha sacado de la manga un sistema llamado copago.

Permítanme que haga aquí un pequeño inciso para explicarles la situación. Si yo mañana solicitase plaza en una residencia pública, lo tendría francamente difícil para conseguirla porque el departamento de Benestar Social hace dos años que no concede permisos para acceder a una. Pero, en el caso de que ya estuviese viviendo en una de esas residencias, si hasta ahora podía pagarla con mi pensión y aún me quedaban 130 euros en bolsillo al mes (adiós al dentista, a las gafas, al podólogo, al ocio, a la cultura, a la ropa…), a partir de ahora la Generalitat me cobraría el 3% anual del valor de mi piso y lo mismo de mis ahorros (e incluso si hubiese cobrado una indemnización por accidente, también tirarían de eso). Es decir, que ahora me castigan por trabajar. Visto así, tal vez hubiera sido mejor ser cigarra que hormiga.

Señores gobernantes, nuestro colectivo no es el que tiene cuentas en Andorra o en Suiza, ni tarjetas opacas; no prevaricamos desde nuestra silla de ruedas, no cobramos ERE falsos… Entonces, ¿por qué siempre somos los que acabamos recibiendo?

http://www.elperiodico.com/es/cartas/entre-todos/las-personas-discapacitadas-somos-colectivo-muy-castigado/117935.shtml

Uncategorized

Comments are closed.