El metro da paso a los usuarios con movilidad reducida

Un total de 119 estaciones, el 86% de las 139 existentes, ya pueden ser utilizadas por pasajeros con dificultades físicas.

Se prevé que las últimas 20 paradas tengan el proyecto listo en el 2014

Desde el año 2004, la Generalitat de Catalunya ha llevado a cabo una serie de actuaciones con la finalidad de adaptar la red de metro de Barcelona a las personas con movilidad reducida (PMR). Ascensores, rampas y otros elementos han sido instalados para facilitar la accesibilidad al metro por parte de este colectivo. Según el secretario de Infraestructures i Mobilitat de la Generalitat, Ricard Font, «el 86% de la red de Barcelona ya ha sido adaptada». Esto es, de un total de 139 estaciones de la red de metro, 119 ya están acopladas para el uso de PMR.

«La línea de metro de Barcelona es una de las mejor adaptadas del mundo», reivindica Font, que a la vez reconoce que «lo más difícil ha sido adecuar las estaciones antiguas». Las más nuevas ya han sido construidas siguiendo la normativa de 1991 de accesibilidad y supresión de barreras arquitectónicas.

Así, siguiendo esta normativa, en el año 2004 se pusieron en marcha las primeras reformas en las líneas L-1, L-4 y L-5, que desde entonces se han mantenido «ininterrumpidamente», según el secretario de Infraestructuras. «Todo lo que se ha construido a partir de ahí ha sido con plena accesibilidad», insiste.

ACTUACIONES / Las 20 estaciones de metro que quedan por adaptar están ya en obras o bien en fase de redacción de su proyecto constructivo. Así, las obras ya han empezado (y están en fase avanzada) en Passeig de Gràcia, que comprenden la estación de Rodalies y la de la L-3, mientras que a principios del 2014 comenzarán en Rambla Just Oliveres. Ya hay, por su parte, proyectos constructivos para las estaciones de Poble Sec, Verdaguer, Clot, Maragall y Jaume I, cuyas obras están programadas para el periodo 2015-2017.

Paralelamente, son siete las estaciones cuyos proyectos se prevé cerrar en el primer trimestre del 2014: Vallcarca, Poblenou, Ciutadella-Vila Olímpica, Maragall, Plaça Espanya, Plaça de Sants y Urquinaona.

Durante este año 2013 se han llevado a cabo actuaciones de adaptación, ya finalizadas, en Virrei Amat, Llacuna y Bogatell. «El principal objetivo es que en el 2014 todas las estaciones pendientes posean sus respectivos proyectos constructivos», explica Font.

RECTAS Y CURVAS / Desde la Confederació Ecom Catalunya, un movimiento asociativo integrado por organizaciones de personas con discapacidad física, asumen que no todas las estaciones tienen el mismo grado de dificultad. «Las más problemáticas son aquellas cuya entrada está en curva, pues el espacio entre el vagón y el arcén es mayor», explica Montserrat García, responsable de accesibilidad de la junta de Ecom. En las nuevas estaciones, dice, la entrada ya ha sido construida en línea recta. En este sentido, destaca que la terminal mejor adaptada es la de Mercat Nou (línea 1).

MEJORAS / Pese a reconocer que «las cosas han mejorado mucho en los últimos años», García insiste en que todavía «hay cosas por cambiar». En este aspecto, García pone el acento especialmente en el gap, el espacio existente entre el arcén y el metro. A menudo, para facilitar el acceso al vagón a personas con movilidad reducida, se utiliza una rampa metálica que, en opinión de García, «no funciona». «Lo ideal sería que el acceso fuera de un espacio plano a otro plano —dice—. Debería considerarse que el arcén, en ese trozo, sea más alto para evitar ese impulso».

http://www.elperiodico.com/es/noticias/catalunya/print-2896369.shtml

Uncategorized

Comments are closed.